Standback News #12 - Junio2013
Título de sección "Sabores, viajes y encuentros"

Puros: eterno placer

Por María Adrover

Una definición desapasionada diría que se trata, apenas, de un puñado de hojas de tabaco enrolladas. Y aún aceptando esta descripción en exceso simplificada, aún así, se trata de eso, claro, pero también de su trascendencia. Porque un puro de raza adquiere su plena identidad cuando muestra su esencia, cuando se vuelve humo, sabor, perfume, sensualidad. Cualidades tan intagibles como poderosas, que se esconden entre esas hojas enroscadas con pericia por manos artesanas.

Puros: eterno placer

El mundo de los puros es apasionante y un misterio reservado para pocos. Pero también es cierto que el argentino es un ser curioso, cada vez más sibarita y ávido cazador de placeres. Y en esa lista de gozos es donde se anotan, en los primeros puestos, los buenos cigarros:
la versión más exquisita del tabaco.

El tabaco cubano es uno de los más prestigiosos del mundo: en esa isla del Caribe se dan condiciones climáticas únicas para su cultivo. Atención: sólo pueden llamarse “habanos” los producidos en Cuba.

Entre los cubanos, Cohiba es la marca más reconocida.
Fue creada en 1966 y durante muchos años estuvo destinada únicamente para regalo a las personalidades de gobierno. También hay otras exquisiteces bajo la marca de Montecristo, H.Upmann, Romeo y Julieta, Hoyo de Monterrey, entre otros.

habano cohiba

Los puros dominicanos, otra buena opción, son menos fuertes y especiados que los cubanos. Pero también los hay alemanes, hondureños, brasileños, canarios, mejicanos y ... argentinos. Sólo es cuestión de empezar a probar. Pero con calma porque existen 220 puros distintos y 32 marcas sólo entre los cubanos.

Encontrar el adecuado es una experiencia que requiere tanto tiempo como calma y sabiduría. La recompensa, mucho placer. Para iniciarse se recomiendan las marcas de menor fortaleza. Los expertos, en cambio, deberán guiarse por la cantidad de tiempo disponible para fumar; sería una pena abandonar un cigarro por la mitad.

Alrededor de los cigarros hay un mundo de rituales que conviene conocer.

El primer paso es una Buena elección. La capa debe tener un color uniforme y la hoja, cierto brillo. Si aparece alguna mancha blanca o verde, no preocuparse, no afecta la calidad del puro. Al presionarlo suavemente entre los dedos debe notarse firme pero no duro.

El Corte es un momento breve pero importante. Debe hacerse justo donde el gorro (sombrero que cubre el extremo del cigarro) se une a la capa con un corte seco. Existen instrumentos adecuados para hacerlo; los mejores son las guillotinas. Es mejor no retirar la anilla porque podría dañar
la capa.

habano cohiba

La hora de volverlo a la vida es la del Encendido. Se debe usar un encendedor de gas butano, un fósforo de madera o un trozo de la lámina de cedro. No recurrir a una vela, por ejemplo, porque su aroma puede impregnar el tabaco.

Para prenderlo, mantener la boquilla del puro a unos 90 grados de la llama y hacerlo girar hasta que la superficie esté encendida. Luego, colocarlo entre los labios, aspirar y rotarlo suavemente hasta que esté encendido de manera uniforme. No se debe inhalar, no es un cigarrillo. Sólo hay que aspirar suavemente el humo, saborearlo unos instantes en la boca y luego liberarlo. Nunca se debe sumerjir en una bebida ni hay que sacudir la ceniza constantemente. Déjela crecer hasta que se desprenda sola. Y si se apaga, no hay problema, se vuelve a encender.

Se recomienda fumar tres cuartas partes de un cigarro y luego dejarlo extinguirse solo, en reposo sobre el cenicero.

Para conservar los cigarros hay que mantenerlos, idealmente, en un humidor, una caja cerrada donde la temperatura oscila entre los 16 y 18 grados centígrados y la humedad relativa entre el 70 y 72%.

Y ahora, a probar. Un Cohiba en la sobremesa, un Montecristo con un mojito para el after office o un Davidoff con un whisky y hielo el sábado al atardece...

habano cohiba

Lugares del buen fumar

* La Casa del Habano abrió un nuevo local en la city. Gran variedad de vitolas cubanas que se pueden saborear en alguno de los seis salones para fumadores y un bar con ron, whisky, champagne o cognac bien servidos. Tiene una zona Wi Fi y salón de lectura con diarios y revistas.

*Otra visita obligada es Davidoff (Maipú 818). Ahí tienen una importante variedad de puros, tabacos, pipas y un salón para fumadores, con cómodos sillones, barra, equipo de música y pantalla de tv.

*Casa Lotar (25 de mayo 358) tiene un salón fumadores para disfrutar de un buen tabaco con los servicios del bar: café, vino o whisky. Un buen recreo en el medio de la Ciudad.

 

Logo StandBack News

Es una producción de GP Prensa y Comunicaciones
Contacto: editora@standback.com.ar

 

Desarrollado por Logo CocoaGroup