Standback News #29 - Diciembre 2014
Título de sección "actualidad"

Asambleas generales

En el Salón Cultural de su Casa Central ubicada en la Ciudad de la Plata, tuvieron lugar las Asambleas Generales Ordinarias de Seguros Rivadavia y Mutual Rivadavia de Seguros del Transporte Público de Pasajeros que convocó a delegados de todo el país, invitados especiales, representantes de organismos y entidades relacionadas, productores asesores de seguros, consejeros y personal directivo, a fin de ratificar los resultados de la gestión 2015-2016, y presentar y aprobar las Memorias y Balances Generales del ejercicio cerrado el 30 de junio, además de avanzar sobre los diferentes puntos del orden del día.

El acto protocolar fue encabezado por los Sres. Néstor Edgardo Erreforcho, Presidente de Seguros Rivadavia, y Rodolfo González, Presidente de Mutual Rivadavia, en tanto que la Cra. Rosana Ibarrart, Gerente General de la Aseguradora, efectuó un balance del escenario actual y futuro del mercado asegurador argentino, exponiendo en detalle el informe de gestión del último ejercicio económico. En este marco, se realizó un resumen de lo acontecido en materia administrativa, comercial e institucional, destacándose el hecho de haber logrado un crecimiento superior al 44% respecto del ejercicio anterior, en cuanto a emisión total de primas netas de anulaciones, en tanto que el promedio del mercado se ubicó en torno al 37%. Equivalentemente, apuntalando el respaldo y solidez de la Aseguradora, se comentó el importante incremento patrimonial logrado durante dicho período, arrojando un Patrimonio Neto superior a los $2.470 millones, esto es, una mejora por encima del 100%. Del mismo modo, Mutual Rivadavia continúa consolidada en el mercado de Seguros del Transporte Público de Pasajeros, con un 20,42% de participación sobre las primas totales emitidas. Cabe destacar que este año, se llevaron a cabo, durante los meses de septiembre y octubre de este año, un total de veintiún Asambleas Electorales de Distrito, donde se eligieron a los distintos delegados finalmente participantes.


 


Declaración de Asunción

La Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES) está íntimamente ligada al objetivo de crear, en cada uno de los países iberoamericanos, un sector asegurador fuerte, dinámico y que pueda dar respuesta a las necesidades de estas sociedades. Para ello considera que el respeto a la libre empresa y a la iniciativa privada constituye un elemento esencial para el desarrollo del seguro y el reaseguro en Iberoamérica.

El sector asegurador quiere proveer bienestar y seguridad a la sociedad; ésa es su labor. Pero observa, con mucha preocupación, que existen numerosos obstáculos de diversa naturaleza, establecidos por los reguladores y/o supervisores, que dificultan, en algún caso hasta hacer prácticamente imposible, el libre ejercicio de la actividad aseguradora privada. Estos obstáculos que se presentan en algunos países y que mencionamos a continuación, no otorgan una mayor protección al consumidor ni redundan en mayores beneficios a la sociedad.

Las empresas de seguros deben ser actores importantes de la seguridad social.  Para que puedan cumplir con eficiencia sus responsabilidades, es indispensable que las primas sean suficientes en función de los riesgos, y que su recepción ocurra desde el momento en que aquellos les son transferidos

Las restricciones impuestas a las entidades aseguradoras para realizar inversiones fuera del territorio nacional son contrarias a la libertad del seguro privado y perjudican la adecuada diversificación del riesgo. La imposición a las aseguradoras de perímetros territoriales cuyas políticas de inversión no pueden superar, les expone a riesgos financieros excesivamente concentrados y, en la práctica les impide crecer, dañándose con ello su capacidad de mutualización, sobre todo ante la ocurrencia de riesgos catastróficos.

Nuestra Federación aboga por la supresión de las restricciones a la suscripción transfronteriza de reaseguros, muy extendidas en nuestros países: se imponen límites para la cesión de riesgos a reaseguradoras de otros países o cuotas de cesión obligatoria a favor de reaseguradoras nacionales; y se grava la cesión. Estas barreras son contrarias al objetivo de diversificación y atomización del riesgo que pretende el reaseguro, poniendo en peligro su funcionamiento eficiente, sobre todo en el caso de riesgos de gran magnitud, que podrían afectar al buen funcionamiento de los mercados nacionales y producir una cadena de insolvencias.

En la mayoría de nuestros países existen grandes trabas burocráticas y dilaciones injustificadas que dificultan la aprobación de productos de seguros o la modificación de los ya existentes, que, además, en algunos casos está marcada por la discrecionalidad del supervisor. Estas prácticas constituyen medidas intervencionistas que afectan a la libre iniciativa de las aseguradoras para ofrecer y diseñar sus productos a sus clientes. Este hecho tiende a alejarnos de las zonas más desarrolladas del mundo, donde esta libertad es algo común, sin que por ello los poderes públicos hayan renunciado al ejercicio de una supervisión estrecha y exigente a posteriori.

Aunque se van dando pasos positivos en la liberalización de los canales de distribución de los seguros, es necesario que se profundice en la eliminación de todos los obstáculos que impidan o limiten el desarrollo de nuevos canales, como los que afectan a los bancoaseguradores, agentes de ventas, telemercadeo y otros, ya que dichas restricciones frenan el desarrollo de productos de comercialización masiva y la penetración de los seguros en los segmentos de ingresos medios y bajos de nuestra población. También debe prestarse especial atención a las posibilidades que ofrecen para la distribución de seguros las nuevas tecnologías y la digitalización, como un instrumento idóneo para llegar a los más amplios sectores de la población.

El sector asegurador también precisa de una fiscalidad equilibrada que permita el desarrollo de su actividad para que pueda llegar a la mayoría de los sectores de la sociedad, en particular los que son más vulnerables. En este sentido, es especialmente preocupante que algunos Estados hayan establecido una fuerte fiscalidad para las entidades aseguradoras, en algún caso incluso confiscatoria, como una vía fácil para obtener recursos económicos. Consideramos que, desde la perspectiva del consumidor, los Estados deben también establecer una fiscalidad que permita el acceso a seguros como vida, salud, propiedad frente a las catástrofes naturales, facilitando con ello también el proceso de inclusión de nuevos asegurados en el sistema de protección que el seguro ofrece.

Por todo lo anterior, los representantes de la industria aseguradora de Iberoamérica consideramos que el respeto a la libertad privada del sector asegurador por parte de los Gobiernos es esencial para que esta industria pueda cumplir su papel en la sociedad de forma eficiente. Además, debe venir acompañado de un marco jurídico adecuado, proporcional a las características de cada mercado, y estable, que garantice la autonomía de la voluntad de las partes y que proteja eficazmente al consumidor de seguros, a la vez que promueva el desarrollo del seguro para que acompañe al necesario desarrollo económico de nuestros mercados.  Todo ello debe completarse con la independencia en el ejercicio de la actividad de supervisión.

En suma, es necesario que las compañías aseguradoras compitan en igualdad de condiciones, sin perjuicio de que sean del sector público o privado, dentro de un marco jurídico transparente y predecible que ofrezca seguridad jurídica también a sus clientes, ahorradores e inversores, y evite cualquier comportamiento discrecional o arbitrario por parte de las autoridades de supervisión o de los Gobiernos, y que, en definitiva, coloque a nuestros mercados entre los más avanzados, eficientes y atractivos para el ejercicio de la actividad aseguradora y reaseguradora.

Fuente Fides 




Uso de las banquinas

El uso de las banquinas presenta un problema que tiene múltiples caras y puntos de abordaje. En este trabajo tratan de ver el tema en todos sus aspectos buscando obtener conclusiones de fondo.

Objetivo: Si vemos cualquier tipo de vehículo circulando por la banquina de una ruta o autopista podemos tener varias reacciones y/o justificaciones ante el hecho. Podemos contar cuantos vehículos son y de qué tipo, podemos pensarlo desde el punto de vista legal, desde el tema infraestructura, desde el sociológico e inclusive desde lo cultural. Nuestra intención en este trabajo es ver el tema con todos esos cristales ya que somos un observatorio multidisciplinario.

Realización del trabajo: El trabajo se inició con una serie de toma de datos de campo a través de filmaciones realizadas en Av. Gral. Paz frente a Tecnópolis con sentido al Río de la Plata y en Av. Gral. Paz y Av. San Martín con sentido al Riachuelo. Las tomas se realizaron durante la última semana de septiembre (de lunes a viernes) en horas pico. Los horarios elegidos fueron de 7:30 a 8:30 en sentido Río de la Plata y de 17:30 a 18:30 en dirección al Riachuelo. Se contabilizaron la cantidad de vehículos por hora que transitan la Av. Gral. Paz en esos horarios, cantidad y tipo de vehículos que circulan por la banquina y género de los conductores. Luego se realizó el análisis estadístico de la información, se consideraron los aspectos legales de la circulación en banquina, se analizaron los aspectos de la infraestructura vial y siniestralidad y por último se hizo el análisis sociológico de lo observado.

Análisis estadístico

En primer lugar se determinó que la circulación promedio de vehículos (de todo tipo) fue de 9100 unidades entre las 7:30 y 8:30 a la altura de Tecnópolis con sentido al Río de la Plata y de casi 9400 unidades entre la 17:30 y las 18:30  a la altura de la Av. San Martín con sentido al Riachuelo. Luego se contabilizaron la cantidad de mujeres y hombres que conducían los vehículos particulares. Esta observación arrojó que un 19,9% de los conductores eran mujeres y un 80,1% hombres. Por lo tanto uno de cada cinco vehículos es conducido en horario pico por la Av. Gral. Paz por una mujer.

Por la mañana La cantidad de vehículos que circularon por la banquina en horas de la mañana fue en promedio de 952 unidades/hora (10,5% del total) lo que significa que algo más de uno de cada 10 vehículos circulaban en forma indebida, siendo los vehículos particulares los que más utilizaron esa zona de la vía con un 63,9%, seguidos por las motos con un 22,9%. El restante 13,2% se dividió entre camionetas, utilitarios pequeños y grandes, transportes privados de personas, camiones, taxis, ambulancias, vehículos oficiales o de seguridad y colectivos. Un aspecto llamativo fue que “las conductoras” de vehículos particulares usuarias de las banquinas fueron el 13,8%, o lo que es casi lo mismo, uno de cada siete vehículos particulares que avanzaba por la banquina estaba manejado por una mujer. Esto indica que las mujeres tienden a ser más respetuosas del “no uso” de las banquinas que los hombres.

Por la tarde La cantidad de vehículos que circularon por la banquina en horas de tarde a la altura de la Av. San Martín fue en promedio de 1185 unidades/hora (12,6% del total) por lo que uno de cada 8 vehículos lo hacía por el lugar inapropiado, siendo también los vehículos particulares los que más utilizaron las banquinas con un 61,8%, seguido por las motos con un 21,5%. El restante 16,7% se dividió entre camionetas, utilitarios pequeños y grandes, transportes privados de personas, camiones, taxis, ambulancias, vehículos oficiales o de seguridad y colectivos. Un dato interesante es que más del 85% de los colectivos que pasaron lo hicieron utilizando la banquina como vía de circulación. En este caso “las conductoras” de vehículos particulares mostraron no estar tan apuradas para volver a casa como los hombres, ya que solo el 10,7%, de quienes circularon por la banquina eran mujeres. En otras palabras un poco más de, uno de cada diez vehículos particulares circulando por la banquina estaba manejado por una mujer.

Análisis legal: En primer lugar la Ley 24449 en su artículo 5 inciso f) define a la banquina como “la zona de la vía contigua a una calzada pavimentada, de un ancho de hasta tres metros, si no está delimitada”. Por su parte, la Ley 2148 (Código de Tránsito y Transporte de la CABA) define a la banquina como “zona adyacente y paralela a la calzada de rutas, autopistas, semiautopistas o caminos, provista para mayor seguridad del tránsito de vehículos” y a su vez define a la “Calzada” como el “Sector delimitado de la vía pública destinado a la circulación de vehículos”. Por lo tanto la banquina no es un carril de circulación sino una zona de emergencia. En el artículo 42, que habla sobre cómo debe realizarse el adelantamiento a otro vehículo, dice: “El adelantamiento a otro vehículo debe hacerse por la izquierda”, esto implica que no se puede sobrepasar por la banquina. Por su parte en el artículo 48 de la ley 24449, que habla sobre “Prohibiciones”, se refuerza el criterio anterior de acuerdo a lo expresado en el inciso c) que dice: “Está prohibido en la vía pública a los vehículos, circular a contramano, sobre los separadores de tránsito o fuera de la calzada, salvo sobre la banquina en caso de emergencia”. Queda claro nuevamente que la banquina es una zona de emergencia que no debe ser usada como carril de circulación y/o adelantamiento. En el mismo artículo pero en el inciso i) se expresa que “queda prohibida la detención irregular sobre la calzada, el estacionamiento sobre la banquina y la detención en ella sin ocurrir emergencia”, por lo tanto también queda claro que la banquina no es una zona de estacionamiento para la carga y descarga de pasajeros como vemos habitualmente a la vera de las autopistas.

Aspectos de la infraestructura y la siniestralidad: Que la Av. Gral. Paz ha quedado chica para albergar la cantidad de tránsito que circula en horas pico no es una novedad. Con la construcción de los nuevos puentes y la ampliación a 4 carriles en toda la traza desde Acceso Oeste hasta Panamericana, inaugurada el 5 de octubre del año 2015, se ha mejorado la circulación pero dista de ser suficiente. Estas modificaciones también se vieron reflejadas en la construcción de amplias banquinas en la mayor parte de la traza en ambos sentidos de circulación, lo que le confiere a la Av. Gral. Paz mayor seguridad de la que tenía tiempo atrás. El uso inapropiado de las banquinas genera diariamente una cantidad importante de siniestros, principalmente los protagonizados por motociclistas que circulan en forma indebida y son embestidos por otros vehículos que quieren salir de la traza de la Av. Gral. Paz o por aquellos que también quieren ingresar en forma inadecuada a la banquina. Un aspecto curioso es que nadie da el ejemplo. Hemos observado en este estudio circulando por las banquinas a vehículos de gendarmería, motocicletas de la Policía Federal, vehículos oficiales y ambulancias, todos ellos desplazándose sin estar en emergencia. Algo similar ocurrió con conductores profesionales de camiones y taxis.

Aspectos sociológicos: Tal vez este punto sea el más interesante de evaluar y el más complejo de resolver. Cuando se le preguntó a algunos conductores los motivos por los que circulaban por la banquina las respuestas fueron tales como: - Si es un carril más, ¿por qué no voy a usarlo? - Estoy apurado y voy por donde puedo - Si nadie controla aprovecho y voy por la banquina - ¿Qué? ¿Sos policía que me preguntas eso? - La banquina está para usarla, todos lo hacen. Esto demuestra por un lado la falta de conocimiento de la ley de tránsito y por el otro lado aflora claramente el sentimiento de “impunidad”. Nadie controla. Nadie castiga. Es la ley de la selva. Otro tipo de reacción observada fue la agresiva pero en dos aspectos distintos. La primera es la agresión entre los usuarios de las banquinas, principalmente motociclistas, que insultan y le tocan bocina a los vehículos que no avanzan más rápidamente por esa zona prohibida y la segunda es la de los “conductores justicieros” que se sienten avasallados al verse superados ilegalmente e impiden el avance de quienes circulan por la banquina. Esto último muchas veces termina en insultos, roces de vehículos e inclusive intentos de agresión física. Un aspecto interesante también fue observar la reacción de aquellos que, conscientes de que circulaban por el lugar indebido, en lugar de modificar su conducta agredían a quienes realizaban la investigación. No fueron pocos los que se detenían a preguntar si se trataba de fotomultas, los que insultaban e incluso amenazaban con volver para atacar a los investigadores. Esto marca claramente la resistencia que presentamos a ser controlados y ajustarnos a las normas establecidas. El último aspecto evaluado en este punto es “la falta de respeto al prójimo”. Quien se adelanta por la derecha, en un espacio prohibido, lo hace con la intención de ganar posiciones sobre quienes lo preceden a costa de molestar a todos ellos cuando reingrese a los carriles habilitados. Esta típica “avivada criolla” deja de serlo cuando la hacen muchos, ya que solo logran colapsar aún más a un tránsito ya caótico. La intención está en salvarse uno y el resto no me importa nada. Es una muestra clara de cómo pensamos y qué tipo de cultura nos rige.

Esto demuestra por un lado la falta de conocimiento de la ley de tránsito y por el otro lado aflora claramente el sentimiento de “impunidad”. Nadie controla. Nadie castiga. Es la ley de la selva. Otro tipo de reacción observada fue la agresiva pero en dos aspectos distintos. La primera es la agresión entre los usuarios de las banquinas, principalmente motociclistas, que insultan y le tocan bocina a los vehículos que no avanzan más rápidamente por esa zona prohibida y la segunda es la de los “conductores justicieros” que se sienten avasallados al verse superados ilegalmente e impiden el avance de quienes circulan por la banquina. Esto último muchas veces termina en insultos, roces de vehículos e inclusive intentos de agresión física. Un aspecto interesante también fue observar la reacción de aquellos que, conscientes de que circulaban por el lugar indebido, en lugar de modificar su conducta agredían a quienes realizaban la investigación. No fueron pocos los que se detenían a preguntar si se trataba de fotomultas, los que insultaban e incluso amenazaban con volver para atacar a los investigadores. Esto marca claramente la resistencia que presentamos a ser controlados y ajustarnos a las normas establecidas. El último aspecto evaluado en este punto es “la falta de respeto al prójimo”. Quien se adelanta por la derecha, en un espacio prohibido, lo hace con la intención de ganar posiciones sobre quienes lo preceden a costa de molestar a todos ellos cuando reingrese a los carriles habilitados. Esta típica “avivada criolla” deja de serlo cuando la hacen muchos, ya que solo logran colapsar aún más a un tránsito ya caótico. La intención está en salvarse uno y el resto no me importa nada. Es una muestra clara de cómo pensamos y qué tipo de cultura nos rige.

Soluciones: Las soluciones existen y deben implementarse rápidamente. La primera y más fácil es establecer controles. Estos deben ser estáticos, a través de cámaras con reconocimiento de placas patentes, pero también debe haber controles dinámicos, con móviles de las autoridades moviéndose al ritmo del tránsito para ver lo que todos vemos cotidianamente y nadie castiga. La educación vial también es fundamental, pero van a verse sus frutos luego de varios años. Todos los trabajos en educación, concientización, control y sanción deben estar enfocados en lograr un cambio cultural, cambio que debe comenzar demostrando la voluntad política de encarar el problema en todos sus aspectos y con autoridades de control que “quieran” trabajar para revertirlo en lugar de convertirse en meros espectadores o lo que es aún peor siendo un mal ejemplo para el resto del entorno vial.

Fuente OVILAM

 

Nuevo Presidente de AVIRA

AVIRA, Asociación de Aseguradores de Vida y Retiro de la República Argentina se complace en anunciar la designación de Mauricio Zanatta como su nuevo Presidente. Zanatta es Presidente y CEO de Prudential Seguros SA.

Contador Público y Licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de Belgrano (UB), con una especialización en Mercado de Capitales (UCEMA), Zanatta fue electo en el marco de la Asamblea Anual Ordinaria, jornada en la que se renovaron, asimismo, las autoridades de la Mesa Ejecutiva.

Lo acompañarán en su gestión: Fabián Hilsenrat (Binaria Seguros de Vida S.A.) como Vicepresidente, Sebastián Gutiérrez (Galicia Seguros S.A.) en el cargo de Secretario, Gabriel Chaufan (BBVA Consolidar Seguros S.A.) como Tesorero, Irene Capusselli (Orígenes Seguros de Retiro S.A.) Prosecretaria y Claudia Mundo (Metlife Seguros S.A.) en el cargo de Protesorera. Las vocalías quedarán a cargo de Claudio Dulfano de Caja de Seguros S. A., María Inés Guzzi de SMG LIFE Seguros de Vida S. A, Christian Sieling de HSBC Seguros de Vida (Argentina) S.A. y Walter Buonamassa de Credicoop Cía. de Seguros de Retiro S. A. y Director Ejecutivo, Alejandro Massa.

Dentro de los objetivos trazados para su gestión, Zanatta tendrá la responsabilidad de promover los Seguros de Vida y Retiro como herramientas de prevención y ahorro, bregar por la actualización de los incentivos fiscales, continuar con las acciones que apunten al desarrollo de una mayor conciencia aseguradora, trabajar en la promoción de la transparencia del sector y el respeto a los derechos del asegurado, profundizar en las estrategias de lucha contra el seguro “off shore”, y mantener el estrecho diálogo cosechado con las autoridades nacionales como representante institucional de AVIRA.

La Mesa Directiva de AVIRA y las compañías integrantes de la Cámara le dan una cordial bienvenida y celebran su nombramiento Mauricio Zanatta en su rol de Presidente, a la vez que le desean un gran éxito en su gestión.

 

 

 

Logo StandBack News

Es una producción de GP Prensa y Comunicaciones
Contacto: editora@standback.com.ar

 

Desarrollado por Logo CocoaGroup